fbpx

Las empresas más innovadoras del mundo comparten estos principios de comportamiento a través de toda la organización. Estos conforman la base del éxito en la era digital, pues ayudan a las personas y equipos a navegar de una forma eficiente el contexto altamente cambiante y tecnológico.

Estos conceptos aplican tanto para las empresas digitales, como para aquellas que se encuentran en proceso de transformación digital.

1) Obsesión por el consumidor: 

“Todo producto debe partir de un problema que tienen los clientes, y luego trabajar hacia atrás” – Jeff Bezos (Amazon).

Hoy en día, el internet y los celulares han otorgado poder a los clientes: tienen fácil acceso a toda la información, y pueden encontrar soluciones valiosas a sus necesidades desde todas partes del mundo. Además, son capaces de dar feedback en el momento que ellos quieran.

En consecuencia, las expectativas de los clientes son cada vez más altas y, para que una empresa se diferencia de manera exitosa, deberá crear productos y soluciones que los clientes realmente amen. 

En Amazon, esta ha sido su política desde el inicio, trabajando con un sistema iterativo de desarrollo de productos y soluciones, en el cual se comienza planteando un problema del cliente, para luego plantear y refinar una posible solución a él, y finalmente idear cómo darle vida. No puedes partir de un producto, y esperar que este encaje con tu cliente. 

2) Ser Agile

Implica adoptar una cultura en la que el desarrollo y entrega deben ser iterativos, incrementales y adaptables al constante cambio.

Hace unos años, con el modelo Waterfall, cada etapa (diseño, construcción, pruebas…) tenía que ser correctamente finalizada para pasar a la siguiente, y el cliente final no intervenía si no hasta que el producto era lanzado. Esto tenía dos riesgos principales: que a tus clientes no les guste el producto, y que las pérdidas de tiempo y recursos sean muy altas, ya que el diseño del producto es casi imposible de cambiar en la etapa final.

En cambio, un modelo Ágil empieza capturando lo que el cliente quiere, para luego trabajar de forma iterativa, en ciclos cortos, haciendo pequeños ajustes según el feedback del cliente, y probandolos con él. Esto permite ir mejorando los detalles y la calidad del producto.

Ejemplo de cómo se hubiera pintado la Mona Lisa siguiendo la metodología Waterfall (arriba) versus Agile (abajo)

3) Experimentar: 

Las empresas exitosas tienen 2 características en común: Son las más adaptables al cambio y, además, aprenden rápido, pues “la única forma de ganar es aprender más rápido que el resto” (Eric Ries, promotor y fundador de Lean Startups). Y para aprender más rápido que el resto, lo mejor es la experimentación, pues te permite aprender rápidamente qué funciona y qué no. 

Existen 2 tipos de experimentación:

  • Experimentación en Producto: Se utiliza Lean Startup, proceso científico que se centra en reunir la mayor cantidad de aprendizaje sobre el cliente, con el menor esfuerzo posible. Para ello, se construye el Producto Mínimo Viable (MVP), además de prototipos o mockups mínimos.  Todo esto se hace en un bucle iterativo de:
    • Construir (el MVP, en base a una hipótesis) 
    • Medir (se observa cómo los clientes responden) 
    • Aprender (se observa qué sucedió, para ampliar la ejecución, o cambiar la iniciativa, según sea el caso).
  • Experimentación en Growth: Para escalar productos o empresas a altas velocidades, primero se analiza la data para evaluar problemas de escalamiento, luego se idea posibles soluciones, se prioriza las más prometedoras, y estas se prueban para validar hipótesis, y aprender las maneras más óptimas de crecer.

Uno de los métodos más utilizados son las Pruebas A/B, que consisten en probar tu hipótesis principal (prueba A) en tus clientes, a la vez que pruebas alguna alternativa de último minuto (prueba B) en un pequeño segmento de esos clientes, para analizar si la conversión  de clientes aumenta, disminuye o se mantiene estable. 

Hay que tener en cuenta que la experimentación también requiere un cambio de perspectiva en cuanto al fracaso y al error: Implica ver a las iniciativas como una forma de aprendizaje y experimentación, si se hacen de manera científica y bien manejada.

4) Basarse en la data: 

Todo tipo de transacción genera datos, por lo que las empresas actualmente cuentan con una gran cantidad de datos que pueden ser utilizados para mejorar su propuesta de valor, y su eficiencia.

Por ejemplo, para cualquier aplicación, es posible conocer el número de descargas, el número de registros, el porcentaje de usuarios activos, entre otros datos. Todo esto es útil para identificar problemas, tomar decisiones y posteriormente ejecutar.

Algo que Jeff Bezos resalta, es que hay que fijarse en aquellas métricas sobre las cuales se puede impactar (métricas input), en lugar de las métricas no controlables (métricas output).

Las métricas input son aquellas relacionadas con el comportamiento, tales como la cantidad de publicaciones de blog escritas o la cantidad de horas dedicadas. Mientras que las métricas output son aquellas relacionadas con los resultados, tales como los ingresos o el margen operativo del negocio.

Hay que recordar que estos Mindsets no son metodologías, si no formas de ser y actuar, que pueden ser aprendidas. 

Si quieres aprender cómo poner en práctica estas filosofías, Product Management by Kurios te enseñará a crear y lanzar nuevos productos en la Era Digital, con ejemplos de las mejores prácticas de la industria, como Amazon, Uber, Dropbox y Facebook.

Si quieres recibir más información sobre Business Skills y Mindsets para una Economía Digital suscríbete al Newsletter aquí.


Saludos!

KURIOS- Tech Business School

team@kurios.la